miércoles, 3 de noviembre de 2010

La línea.

El cansancio es uno de los principales factores de la decandecia
humana. Muchas veces es bueno, por que implica el haber eliminado
mucho sudor y el mantenerse. En cambio, otras malo ya que
provoca falta de atención, carencia de ánimo, no se rinde lo suficiente...
Al hablar de la vida, el cansancio cobra otro significado como la pedadez.
Ambas son muy distintas pero una lleva a la otra.
Nos preocupamos demasiado cuando ese cansancio es debido
a que otra persona ya no nos aguanta.
Otro caso. Un amor, el amor de tu vida, ese novio o novia
que tienes llega a un punto en que te ven tranformado en algo
que todos tememos llamado 'rutina'.

Desaparecen los lazos. La soga se aprieta. La espada que te
mantenía firme contra la pared a dejado de hacer presión
poco a poco.
Esto va para aquellas personas que se cansan muy
rápidamente de los seres que aman o que les tienen
un gran afecto y admiración.
Lo que ocurre con el cansancio es que las personas que luchan
un día sí y el otro también sufren en un constante silencio.
Ellas no se rinden hasta que ese cansancio de forma inexplicable
se transmite.

Existen 2 etapas:

1. El cansancio y el sufrimiento.
2. El contagio del cansancio.

Cuando se ocupa el lugar de la segunda etapa, el daño causado
ya es casi irreversible. Ahora el que cansó, ha cansado a aquella persona
que luchaba cada momento por continuar.
Aunque parezca dificil de entender se resume en: cuando uno pierde,
todos perdemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario