martes, 14 de septiembre de 2010

Último día de verano.

Se terminó todo ese sol abrasador, el mismo que tostaba la piel...
adiós a los locos viajes y a tomarme la cerveza bien fría de golpe.
Bienvenidos a la realidad y la rutina. Me despido de mi amor el
sofá y las largas horas tumbado en la playa dejando correr el tiempo
por mi piel. Adiós a todas aquellas gotas de aguas que se escapan
entre mis dedos, y a los ojos hinchados a las tantas de la madrugada
como si no hubiera un mañana. Me despido de tus largas e
interesantes conversaciones y tu sombrero de paja. Dejo atrás
aquellas noches en la playa golpeados por la sal del mar interminable....
pero sólo en mis recuerdos. Dejo cada secreto en este verano 2010,
las tardes en tú casa y las grandes meriendas.
Por dejar dejaría todo por volver a vivir un verano como este,
contigo, de los que llevan tu nombre.
Y aqui estamos otra vez en septiembre, otra vez verano y pico.




2 comentarios:

  1. jajajajaja cierto, ahora aprobechar de lo poco que aun nos quedan como los findes!

    ResponderEliminar